¡ENVÍO GRATUITO A PARTIR DE 30€!

Romanescu: entre brócoli y coliflor

Romanescu: entre brócoli y coliflor

El romanesco o romanescu es un vegetal con mucho misterio a su alrededor. Esto se debe principalmente a su peculiar forma que no es visible en ningún otro alimento del mundo.

Al contrario de lo que muchas personas creen, el romanesco (Brassica oleracea var. botrytis) no es realmente un híbrido entre coliflor y brócoli, sino que se trata de una variedad verde de la coliflor italiana perteneciente a la familia de las brasicáceas o crucíferas como las coles de Bruselas o el mismo brócoli. De hecho, aunque existen algunas variedades de coliflores con múltiples colores llamativos, como violeta y amarillo, ninguna tiene realmente la forma tan singular y característica del romanescu.

Pero, ¿qué nutrientes tiene el romanescu? Por supuesto, se trata de un alimento muy saludable y recomendable para su inclusión en la dieta habitual. Puede complementar a la perfección las 5 raciones de fruta y verdura recomendables en la dieta diaria. Al igual que otros vegetales de consumo habitual presenta un gran contenido de vitaminas y minerales en su interior.

El romanesco destaca principalmente por su contenido en vitamina C, micronutriente con un gran papel antioxidante en nuestro organismo, ya que mantiene a raya a los radicales libres del organismo. También destaca su contenido en vitamina K, conocida como antihemorrágica por su papel imprescindible en la coagulación sanguínea. Otra vitamina importante en el romanescu es la vitamina E, que también es antioxidante como la vitamina C.

Por otro lado, el romanescu aporta buenas cantidades de ácido fólico o vitamina B9 así como otras vitaminas del grupo B, concretamente la vitamina B6 o piridoxina y la vitamina B2 o riboflavina.

El ácido fólico cumple con múltiples funciones en el organismo humano. Por ejemplo, resulta clave en la creación de ADN en las nuevas células, así como para la producción de glóbulos blancos y rojos. Por su lado, la vitamina B6 o piridoxina también actúa en el metabolismo produciendo algunas sustancias y compuestos implicados en el estado de ánimo, así como la producción de energía y el rendimiento de nuestros músculos.

Por su lado, la vitamina B2 o riboflavina complementa a la perfección el poder antioxidante de la vitamina E y participa en el metabolismo de los alimentos, facilitando la obtención de energía a partir de los mismos.

Si hablamos de minerales, el romanescu destaca por su composición interesante en calcio, fósforo, manganeso, potasio, magnesio y también hierro en pequeñas cantidades.

 

¿TE GUSTA MI TRABAJO DIARIO, TE AYUDAN MIS PUBLICACIONES? UNA BUENA FORMA DE COLABORAR A QUE SIGA COLGANDO CONTENIDO ES HACERTE CON MIS PRODUCTOS ECOLÓGICOS. Info: ladespensadealvaro.com