¡ENVÍO GRATUITO A PARTIR DE 30€!

¿Por qué nos repite el ajo?

¿Por qué nos repite el ajo?

El ajo es uno de los condimentos más utilizados en nuestra gastronomía, ya sea en guisos o preparaciones más sencillas siempre aporta un toque de sabor único y diferentes que ensalza el resto de sabores.

Sin embargo, bien es cierto que el ajo no seduce a todos los comensales por igual. Uno de los motivos es que se repite, sobre todo si lo consumimos poco cocinado o en cantidades abundantes. ¿A qué se debe este desagradable efecto en nuestro organismo?

Los compuesto azufrados tienen la culpa

Las propiedades repetitivas del ajo se deben a la presencia de ciertos compuestos azufrados que se transforman en compuestos volátiles responsables de los efectos típicos del ajo: estos suben por nuestro estómago hacia la boca. Sin embargo, el ajo también posee ciertas propiedades beneficiosas debido a su carácter antioxidante. Es capaz de protegernos frente a la acción de los radicales libres que degradan nuestras células, lo que se traduce en una protección frente a distintas enfermedades inflamatorias.

Por otro lado, estos compuestos azufrados pueden viajar por nuestra sangre y llegar a permanecer en nuestro organismo un día o incluso más, provocando el típico mal aliento hasta que se eliminan por el sudor o la orina.

Cómo disfrutar del ajo sin sus inconvenientes

Las cantidades de ajo consumidas ayudan sin lugar a dudas a que el aroma e inconvenientes de este vegetal nos impidan disfrutar de nuestras bondades. Sin embargo, existen otros trucos para disminuir estos problemáticos efectos.

Otro de ellos es retirar el germen del ajo, para ello lo abrimos por la mitad retirando la parte verdosa central. No es infalible, pero allí es donde se acumulan la mayoría de compuestos azufrados.

Por otro lado, el propio cocinado disminuye la concentración de compuestos azufrados, que son sensibles al calor. De esta forma, y como ya habrás podido comprobar, el ajo cocinado siempre repite mucho menos que el ajo fresco o crudo.

Un último truco puede ser recurrir al ajo negro, una variedad de ajo que se deja reposar durante 60 días en cámaras con temperatura y humedad controladas para conseguir ese color diferente. Lo bueno es que los compuestos picantes del ajo se transforman en otros compuestos fenólicos que aportan otros matices y sabores, más bien dulzones. Bien es cierto que no sirve para todas las recetas, pero también cuenta con todos los beneficios que tiene el ajo sin el problema de repetir. Merece la pena darle una oportunidad.

¿TE GUSTA MI TRABAJO DIARIO, TE AYUDAN MIS PUBLICACIONES? UNA BUENA FORMA DE COLABORAR A QUE SIGA COLGANDO CONTENIDO ES HACERTE CON MIS PRODUCTOS ECOLÓGICOS. Info: ladespensadealvaro.com