¡ENVÍO GRATUITO A PARTIR DE 30€!

¿Por qué duran tanto las ensaladas de bolsa?

¿Por qué duran tanto las ensaladas de bolsa?

Existen diferentes tecnologías alimentarias que permiten conservar durante más tiempo los alimentos que comemos en mejores condiciones, minimizando los riesgos de sufrir intoxicaciones alimentarias.

Algunas de estas tecnologías son la propia refrigeración, pasteurización, congelación o el envasado al vacío y las conservas. Pero, ¿y si te dijera que también existen mezclas de gases que alargan la vida útil de los alimentos? Efectivamente, son las atmósferas modificadas, típicas en las bolsas de ensaladas.

Cómo funcionan estos gases

Las atmósferas modificadas o protectoras son mezclas de los mismos gases que componen el aire pero en diferentes proporciones, principalmente nitrógeno, oxígeno y dióxido de carbono (CO2).

Cada uno de ellos se prioriza según el tipo de alimento envasado que tengamos delante, ya que los componentes de los alimentos se comportan de forma diferente ante ellos.

Por ejemplo, el oxígeno se lleva muy mal con los alimentos ricos en grasa. Por ello, el oxígeno se suele minimizar o eliminar por completo para envasar productos como las patatas fritas o los embutidos, priorizando atmósferas protectoras basadas en nitrógeno y CO2.

Por otro lado, el oxígeno también ayuda a mejorar el color de algunos alimentos, por lo que es muy importante jugar con su concentración según nos interese.

No solo se utilizan en ultraprocesados

Podríamos pensar que las atmósferas modificadas solo se usan para mejorar la calidad de productos de mala calidad nutricional, pero nada más lejos de la realidad.

Lo cierto es que también son una tecnología muy presente en los llamados vegetales de cuarta gama, verduras y hortalizas que ya vienen lavadas y cortadas, listas para comer. Son las clásicas ensaladas para llevar que encontramos en los supermercados, así como las distintas mezclas de lechugas que también vienen preparadas y son muy cómodas para utilizar en casa.

Utilizar atmósferas protectoras en frutas, verduras y hortalizas supone todo un reto, ya que muchos de estos alimentos siguen respirando tras su recolección. Emiten una hormona llamada etileno en forma de gas que se vincula con la maduración de los frutos, y esto influye mucho en la estabilidad de los gases que forman la atmósfera protectora.

Por ejemplo, una ensalada mixta para llevar que podemos encontrar en cualquier supermercado suele tener una atmósfera modificada del 80% de nitrógeno, 15% de CO2 y 5% de oxígeno. Estos porcentajes son suficientes para llegar a duplicar la vida útil de los vegetales envasados, siempre en combinación con la refrigeración a bajas temperaturas.

¡¡¡MIS PROPIOS PRODUCTOS ECOLÓGICOS, DE ORIGEN LOCAL, SIN ADITIVOS, SIN AZÚCAR AÑADIDO, CON ENVASES RESPONSABLES!!! Info en: ladespensadealvaro.com