¡ENVÍO GRATUITO A PARTIR DE 30€!

Hipertensión y alimentación

Hipertensión y alimentación

La hipertensión es un factor de riesgo conocido de las enfermedades cardiovasculares, y su influencia en estas ha sido ampliamente estudiado a lo largo de los años por parte de la comunidad científica. En sí misma, la hipertensión es un aumento de la presión arterial que conforma un factor de riesgo de múltiples enfermedades, no solo cardiovasculares, sino también otras como accidente cerebrovascular o insuficiencia renal.

Algunos factores dietéticos parecen modificar la predisposición a sufrir dolencias cardiacas y también la hipertensión, por lo que merece la pena prestar especial atención a su desarrollo e influencia en nuestro día a día y en lo que comemos.

El componente más conocido cuyo consumo se vincula con la hipertensión es la sal de mesa, o cloruro sódico. Esta contiene aproximadamente un 40% de sodio, el mineral realmente de interés en lo que se refiere a la presión arterial.

Mucha gente crucifica al sodio, pero es importante saber que nuestro cuerpo necesita ciertas cantidades de sodio para llevar a cabo funciones hormonales y metabólicas vitales. Algunas de ellas son el transporte de nutrientes o el control de las membranas celulares, por ello el sodio no es un elemento que debamos quitar por completo de nuestra dieta ya que lo necesitamos para vivir, sino que necesitamos ingerirlo en las dosis adecuadas.

Como decía, muchos estudios científicos a lo largo de los años han mostrado que el sodio consumido en cantidades elevadas se relaciona directamente con el aumento de la presión arterial o hipertensión. Y que este es un conocido factor de riesgo para algunas dolencias del aparato cardiovascular así como otras muchas enfermedades metabólicas.

Tenemos que tener en cuenta, no solamente la sal que nosotros ponemos al cocinar, también toda aquella sal oculta en productos procesados y ultraprocesados. Ahí radica el principal problema en la actualidad.

La mejor dieta para el tratamiento y prevención de la hipertensión es la conocida como DASH, cuyos pilares son:

  • Alto consumo de frutas [3 – 5 piezas al día]
  • Alto consumo de verduras [300 – 350 gramos al día]
  • Granos/cereales integrales: arroz, espelta, centeno integrales, mijo, quinoa, trigo sarraceno… [350 – 450 gramos al día]
  • Legumbres [3 – 4 veces en semana]
  • Incluir a diario una pequeña cantidad de nueces y semillas
  • Aceite de alta calidad como oliva virgen [3 cucharadas al día]
  • Si toma productos de origen animal: pescado y aves de corral [no más de 85 – 120 gramos por día]
  • Si toma lácteos que sean sin grasas o bajos en grasa y sin azúcares añadidos [leche y yogur, no más de 1 al día], reduciendo o eliminando el queso
  • Si sobre todo esta dieta se baja en una alimentación baja en sal, en sodio, reduciéndolo a 1500 mg de sodio al día, lo que equivale a algo más de media cucharadita de las de café.

 

¿TE GUSTA MI TRABAJO DIARIO, TE AYUDAN MIS PUBLICACIONES? UNA BUENA FORMA DE COLABORAR A QUE SIGA COLGANDO CONTENIDO ES HACERTE CON MIS PRODUCTOS ECOLÓGICOS. Info: ladespensadealvaro.com