¡ENVÍO GRATUITO A PARTIR DE 30€!

¿Engordan los frutos secos?

¿Engordan los frutos secos?

Los frutos secos son uno de los grupos alimentarios que cuenta con más mitos a sus espaldas. ¿El motivo? Su elevado valor calórico y su alta densidad energética. Esto provoca que muchas veces se demonice el consumo de frutos secos, ya que tienen muchas calorías.

Es normal, ya que al tratarse de alimentos con un alto porcentaje en grasa, siempre se ha creído que los frutos secos estaban relacionados con problemas de salud de diversa índole relacionados con el exceso de peso.

Sin embargo, muchísimos estudios a lo largo de los años han descartado una relación directa entre el consumo de frutos secos y el aumento de peso. La explicación reside en la presencia de otros nutrientes saludables como fibra dietética, vitaminas y minerales que sirven para compensar la presencia elevada de calorías.

Además de no estar relacionados con el aumento del peso, los frutos secos tienen ciertas características nutricionales que pueden beneficiar la salud humana a través de la prevención de enfermedades. Esto podría deberse principalmente a que los frutos secos nos ayudan en el control de la saciedad y en el aumento de la termogénesis, es decir, la capacidad del organismo para generar calor debido a ciertas reacciones metabólicas.

En resumen, comer frutos secos mejora la calidad nutricional de nuestra dieta, ya que son alimentos especialmente ricos en ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, así como en proteínas, fibra, vitaminas y minerales. Estas grasas insaturadas están relacionadas también con una mayor saciedad por sí mismas.

Por otro lado, se ha demostrado científicamente que el consumo de frutos secos está asociado con un menor riesgo de enfermedades crónicas importantes, como las enfermedades cardiovasculares y la diabetes mellitus tipo 2. Todo esto hace de los frutos secos un grupo de alimentos muy importantes en nuestra dieta, ya que ofrece un aporte de nutrientes de alta calidad.

Así que no, los frutos secos no “engordan” en el sentido de que no se vinculan con el aumento de peso. Sí que son altamente calóricos, pero sus ventajas nutricionales superan de sobra los posible perjuicios asociados a un número elevado de calorías. Lo mejor es que existe un amplio abanico de frutos secos para elegir, por lo que es casi imposible encontrar alguno que no te guste: almendras, anacardos, nueces, avellanas, pistachos, castañas… y también cacahuetes. Aunque los cacahuetes no son realmente frutos secos, sino legumbres, se catalogan dentro de los frutos secos por su similitud en nutrientes y formato de consumo.

La recomendación general, para aprovechar sus nutrientes, sin pasarnos con el aporte calórico, son 1-2 puñados al día, sin salar y sin freír.

¿TE GUSTA MI TRABAJO DIARIO, TE AYUDAN MIS PUBLICACIONES? UNA BUENA FORMA DE COLABORAR A QUE SIGA COLGANDO CONTENIDO ES HACERTE CON MIS PRODUCTOS ECOLÓGICOS. Info: ladespensadealvaro.com