¡ENVÍO GRATUITO A PARTIR DE 30€!

Crucíferas: ¿por qué no deben falta en tu compra?

Crucíferas: ¿por qué no deben falta en tu compra?

El consumo de frutas, verduras, hortalizas está asociado con un gran número de beneficios para nuestra salud. Además, dentro de estas familias de alimentos existe una variedad de vegetales conocidos como plantas o verduras crucíferas.

Son el brócoli, las coles de Bruselas o la coliflor, y cumplen con un importante rol para mantener nuestro organismo saludable. De hecho, su consumo se relaciona según la evidencia científica actual con la prevención de diferentes tipos de cáncer.

¿Qué son las verduras crucíferas?

Las crucíferas constituyen una amplia variedad de vegetales de hoja verde como los mencionados previamente: el brócoli, la coliflor o las coles de Bruselas. También encontramos otros alimentos menos asociados al término “crucífera” como la col crespa o “kale”, el rábano, o la rúcula, entre muchos otros.

El consumo de crucíferas se asocia con el mantenimiento de un peso adecuado y la prevención de enfermedades cardiovasculares. Adicionalmente, todos estos beneficios vienen dados por la gran proporción de fibra, vitaminas y minerales que contienen estos vegetales.

Recuerda la importancia de incluir en tu dieta 5 raciones diarias de frutas y verduras. Dentro de esta recomendación las crucíferas tienen un hueco importante. No hace falta consumirlas a diario, pero sí que resulta interesante introducirlas una o varias veces a la semana para aprovechar los beneficios de los distintos tipos de vegetales. Si consumes más veces crucíferas porque te gustan mucho, pues más que mejor.

Beneficios de las crucíferas

El consumo habitual de crucíferas en la dieta se relaciona con múltiples beneficios saludables. Por ejemplo con el endurecimiento de las arterias, lo que implica mayor protección frente a problemas como la hipertensión y aterosclerosis, o formación de placa de ateroma en nuestras arterias. El endurecimiento de las arterias sirve para mantener en forma nuestro sistema cardiovascular en general.

También se vincula el consumo de crucíferas a menor riesgo de accidente cerebrovascular y enfermedades respiratorias, sobre todo por la gran proporción de micronutrientes que vemos en la composición nutricional de estos alimentos. A destacar, encontramos en las crucíferas cantidades interesantes de vitaminas C, E y K y ácido fólico, así como carotenoides saludables como betacaroteno, luteína y zeaxantina.

Por otro lado, las crucíferas también aportan interesantes cantidades de calcio que nos permiten suplir las necesidades de este mineral más allá del consumo de lácteos. Una buena combinación de crucíferas y frutos secos como las almendras nos ayudará mucho a conseguir el calcio que necesitamos sin consumir alimentos de origen animal. Una adecuada presencia de calcio en la dieta solamente se traduce en beneficios para nuestros huesos y en la prevención de enfermedades relacionadas con la salud ósea, como la osteoporosis.

¿TE GUSTA MI TRABAJO DIARIO, TE AYUDAN MIS PUBLICACIONES? UNA BUENA FORMA DE COLABORAR A QUE SIGA COLGANDO CONTENIDO ES HACERTE CON MIS PRODUCTOS ECOLÓGICOS. Info: ladespensadealvaro.com