¡ENVÍO GRATUITO A PARTIR DE 30€!

¿Cómo evitar las micotoxinas en frutos secos?

¿Cómo evitar las micotoxinas en frutos secos?

Las micotoxinas son compuestos producidos por hongos que se relacionan con ciertos daños hacia la salud humana, sobre todo relacionadas con una exposición a largo plazo en nuestra dieta.

¿Y de dónde vienen las micotoxinas? Su origen está en algunos alimentos secos como los frutos secos o legumbres, aunque también pueden encontrarse en algunas frutas.

Si se realiza un almacenamiento incorrecto en la industria alimentaria o en casa, las micotoxinas pueden aparecer y desarrollarse con mayor facilidad por culpa de la proliferación de hongos.

Son sustancias naturales

Al contrario de lo que podríamos pensar, las micotoxinas son toxinas naturales generadas por hongos, organismos que crecen muy bien en ambientes húmedos y cálidos. Por ello, si se dan estas condiciones los hongos tienden a reproducirse descontroladamente y a generar micotoxinas en grandes cantidades.

Dentro del grupo de las micotoxinas, existen algunas con gran interés dentro de la industria alimentaria por su habitual presencia en alimentos, como son la aflatoxina B1, la ocratoxina A en el pimentón o la patulina en manzanas y peras.

Alimentos que contienen micotoxinas en mayor medida

En este sentido, los alimentos que suelen contener mayores concentraciones de micotoxinas son los cereales, frutos secos, especias, frutas desecadas, manzanas y granos de café. Como decía, aquellos alimentos que tienen un perfil más seco pero que si se almacenan en entornos cálidos y húmedos pueden resultar problemáticos.

Por ello, las condiciones de almacenamiento son uno de los factores clave que influyen en la concentración de micotoxinas que puede llegar a contener un alimento. Por este motivo la industria alimentaria se encarga de realizar exhaustivos controles sobre variables como la temperatura y humedad con el objetivo de minimizar la aparición de micotoxinas.

Cáncer y micotoxinas

Uno de los principales problemas que plantean las micotoxinas es su relación con el desarrollo de ciertos tipos de cáncer. Por ejemplo, se sabe que algunas micotoxinas como las aflatoxinas son capaces de causar cáncer hepático en el ser humano. Otras como la patulina o la ocratoxina A son muy tóxicas y se vinculan con daños renales y hepáticos muy graves.

Qué hacer en casa

A pesar de todo no debemos alarmarnos por consumir alimentos secos como los que comentábamos previamente, ya que las cantidades de micotoxinas son muy pequeñas en condiciones normales.

Estas se encuentran en umbrales seguros que marca la legislación europea a los fabricantes de alimentos. En casa, simplemente debemos vigilar el almacenamiento en lugares “secos y frescos” como nos indica el envase.

Una buena idea, una vez abierto el paquete de frutos secos o de legumbres, es pasarlos a un frasco de cristal con tapadera y cerrarlo. Así evitamos, en gran medida, la humedad del ambiente. Sería buena idea guardarlos en un armario con puertas, aunque en la encimara de la cocina no habría problema, pero mejor lejos de las ventanas.

 

¡¡¡MI PROPIA MARCA DE ALIMENTOS ECOLÓGICOS, SIN ADITIVOS, CON ENVASES RESPONSABLES!!!. Disponibles en: ladespensadealvaro.com